su300leonidas.jpg

No es mi látigo lo que más temen mis soldados, sinó mi poder divino. Póstrate ante mí, Leónidas, y no tendrás porque temerme.

Jerjes, 300